Lunes a viernes de 10:00h a 18:00h - 972 29 66 34 / 691 54 01 30

 

groupbtc

 

autom

Pero ....y ¿qué es Bitcoin?

En los artículos anteriores se ha ido explicando, una a una, todas las características básicas de la moneda con el objeto de poder entender bien la nueva moneda Bitcoin.
 

¿Qué es?

Una moneda electrónica concebida en el año 2009 por un personaje desconocido que se oculta bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto. Su autor diseñó un protocolo y una red P2P que se encarga de sustentarlo. Al tratarse de un proyecto nuevo está en constante evolución por lo que conviene con su uso tener unas ciertas normas de prudencia.
 

Dirección Bitcoin

Para poder usar las monedas es necesario disponer de una secuencia alfanumérica de 33 caracteres de largo en un formato legible para las personas. Su formato es como éste:
19Ei3TRu6xQRyKfvXC9b4ibGy3fUTPwj5Y. Por cierto .... se aceptan donativos ;-). Cada una de estas claves criptográficas suele ir asociada a un monedero de tal forma que al disponer de uno automáticamente ya se facilita una dirección Bitcoin como la descrita. Para entendernos, la clave vendría a ser como un número de cuenta en un banco porque nos va a permitir recibir cobros y pagos. El sistema permite tener multitud de direcciones porque su generación es bastante simple.

Transacciones (cobros y pagos)

Las monedas Bitcoins contienen la clave criptográfica de su propietario. Para poderlas transferir, a la hora de realizar un cobro o un pago, se envía a la red P2P tanto la moneda como la clave para que pueda ser todo verificado. Una vez se comprueba la firma criptográfica y el número de monedas a transferir se acepta y retransmite.

Proceso de comprobación

La red Bitcoin mantiene una lista colectiva de todas las transacciones que son públicas y conocidas. Es lo que se conoce como cadena de bloques. Los bloques se van generando constantemente mediante un proceso que se conoce como mining. Cada bloque nuevo se va añadiendo a la cadena más larga de la que se tiene conocimiento. Para que un bloque sea aceptado como el correcto hay que resolver un problema criptográfico. A medida que hay más y más bloques el problema a resolver se hace más y más complicado. La posibilidad de falsificar esta moneda sólo es posible si se dispone de una potencia de cálculo suficiente como para resolver el enigma matemático. Este hecho parece que tiene una probabilidad muy remota por la dificultad creciente de los problemas a resolver.

bitcoin Características principales

  • Símbolo: Se usa informalmente: BTC.
  • Fracción: Se usa de forma fraccionada con 8 decimales.
  • Banco emisor: Ninguno. Es totalmente descentralizada.
  • Ámbito: Internacional. Concebida para su uso en Internet.
  • Tasa de cambio. Es totalmente flotante y libre sujeta únicamente a la ley de la oferta y la demanda.
  • Número total de Bitcoins: Actualmente, en 2013, hay en circulación unos 11 millones de monedas. En el año 2031 está previsto que se haya generado el 99% del total de 21 millones de monedas que se emitirán.
  • Programación: C++. En código abierto.

 

El sombrero que me atranco cuando no puedo tener dinero en el banco - 2ª parte: las tarjetas de débito

En la primera parte comentaba como solución, para cuando se está mal, usar la moneda Bitcoin por su anonimato como principal característica. En esta segunda parte comentaré una solución mucho más factible para la mayoría de los mortales: usar las tarjetas de débito de prepago.
Este tipo de tarjetas empiezan a ser muy habituales en Internet. Las hay de todo tipo y color. Casi todas van asociadas a Mastercard por lo que su uso puede ser internacional sin ningún tipo de problemas. Al ser tarjetas se pueden usar tanto para las compras (en tiendas normales y online) como para sacar dinero efectivo en los cajeros automáticos. Esta última opción suele ser posible pagando una comisión que habrá que consultar convenientemente. Las compras no suelen cargar gastos adicionales. Todas las tarjetas de este tipo sí tienen una comisión anual de mantenimiento aunque suele ser relativamente baja.
Las tarjetas suelen ser de prepago. Esto quiere decir que primero tendremos que añadir dinero antes de poder gastarlo. La principal ventaja que tienen, para cuando se pueden recibir embargos, es que los saldos que mantengamos en este tipo de tarjetas es muy difícil de que se pueda dar con ellos. Entre otras cosas, porque cada tarjeta está en un país diferente al nuestro. Todo lo que es internacional tiene una complejidad difícil para la Administración pública. Los saldos que tengamos en ellas los vamos a tener bastante seguros.
Entre los principales inconvenientes está su dificultad de tramitación. Todas piden estar verificado, aportar la documentación acreditativa de la identidad y de residencia. Caso de no hacerlo los límites de operatividad suelen ser muy limitados o nulos.
A mi modo de ver las tarjetas de prepago interesantes que hay hoy día son:

El marrón que supone eliminar el patrón oro

¿Qué es el patrón oro?. Es una reliquia histórica que ha utilizado el hombre durante miles de años como base fundamental del dinero. En sociedades donde nadie se fía de nadie el dinero tenía que tener una propiedad muy importante y es que tuviera lo que se conoce como un valor intrínseco. Es decir, si yo acepto unas monedas a cambio de mi producto el valor de las monedas que recibiré a cambio debe ser igual a lo entregado. Es por este motivo, que las monedas antiguas eran de metales preciosos. Para no andar con grandes cantidades de monedas en los bolsillos apareció bien pronto el billete que no es más que un vale que puede ser intercambiado por el oro correspondiente. En el papelito ponía algo así como que el gobierno o el banco central pagará tantas monedas de oro al portador que lo desee intercambiar. Esta situación en la que lo que circulan son papelitos intercambiables por su equivalente en oro duró hasta la Primera Guerra Mundial. Durante la guerra los gobiernos tuvieron la gran necesidad de conseguir más y más oro para poder financiar los enormes gastos de la contienda. Ante la imposibilidad de conseguirlo dictaron por ley que abandonaban la equivalencia de los billetes que estaban en circulación por el oro correspondiente. Hoy día el patrón oro ya no existe. Las actuales monedas que hay en circulación tienen un valor única y exclusivamente porque se sabe que el resto de la gente va a aceptarlos como pago. No porque el papel o la moneda tenga un valor en función del precio del papel o metales preciosos que contienen. Este dinero en circulación se dice que es fiduciario porque se basa en la fe o confianza que la sociedad tiene en él. Es una simple promesa de pago por parte de la entidad emisora que lo emite. Por lo tanto, es una deuda. Sin esta declaración de que se atenderá al pago, la moneda no tendría ningún valor.
Una de las grandes ventajas es que si se usa el patrón oro los precios se estabilizan, dentro de una estrecha franja, los valores de las diferentes monedas que aceptan el mismo. Si un país sufre déficit en la balanza de pagos produce un flujo de salida de oro fuera de su territorio. Si no se toman medidas compensatorias por parte del banco central del país afectado este flujo de salida causa una contracción en la oferta monetaria. Este hecho, a su vez, causa la disminución de los precios en el mercado interno con respecto a los de otros países. Automáticamente se alientan las exportaciones y se reducen las importaciones. Se posibilita así un flujo de oro que entrará al país. Se genera de este modo, mediante el patrón oro, una compensación automática que lleva al equilibrio al cual ayudan, además, los flujos de capital que actúan del mismo modo.
Sus contrarios aducen que el suministro de oro, que está relacionado con la actividad minera, es insuficiente al no estar relacionado con el suministro global de bienes que están relacionadas con la actividad económica en general y no sólo con la minería. También afirman que las reservas de oro están mal repartidas en proporción al peso real de la actividad económica de cada país en el mundo. Lo cierto es que el argumento de que las reservas auríferas en el mundo son desiguales no es sostenible . La verdadera responsabilidad hay que buscarla más bien en los repetidos fracasos de los diferentes gobiernos para poder restaurar un patrón oro tan estable como el que existía antes de la Primera Guerra Mundial. Los economistas explican que el uso de un patrón oro da lugar a etapas largas de fuerte crecimiento económico separadas por depresiones severas e intensas que dan lugar al empobrecimiento generalizado durante periodos cortos de tiempo. Pero estos ciclos también ocurrieron repetidas veces a lo largo del siglo XX sin que existiera ya el patrón oro. Parece que es un argumento que no se sostiene mucho por ningún lado. Pero un hecho cierto es que el abandono total del patrón oro ha supuesto un crecimiento enormemente disparatado de la oferta monetaria mundial. Ha sido muy superior al crecimiento total de los bienes y servicios que la sociedad es capaz de producir. Son dos ritmos de crecimiento muy diferentes. Esto es así porque la actual moneda está sustentada gracias a la inflación permanente en la que vivimos las sociedades occidentales. Es por este motivo que el patrón oro aún hoy tiene sus defensores.
Cualquier puesta en circulación de nueva moneda conocido popularmente como imprimir billetes (más inflación) y la manipulación de los tipos de interés, por parte de gobiernos y bancos centrales, producen periodos de auge en la actividad económica. Éstos acaban conduciendo a una asignación errónea de los recursos. Una vez cesa la emisión del nuevo dinero con la subida de los tipos de interés se produce el estallido económico. La explosión de las burbujas, creadas artificialmente con dinero a crédito, que no procede del ahorro real sino de préstamos, sin respaldo de ahorro previo, acaba siendo inevitable.
En las crisis las inversiones erróneas no tendrán salida y se produce, forzosamente, una nueva reasignación de los recursos que se adaptan mejor a las necesidades más urgentes de los consumidores. Las inyecciones de liquidez con dinero nuevo creado de la nada usado para solucionar las quiebras de las empresas y la falta de recursos de las administraciones públicas no consiguen más que alargar los periodos de depresión y, en el peor de los casos, colapsar el sistema monetario.
Resumiendo: Al tener un billete de curso legal en el bolsillo, o dinero fiat, estamos en las manos de los poderosos que endeudan la moneda a su antojo y conveniencia. Si que es cierto que un billete de 50 euros siempre será de 50 euros. La cuestión está en qué valor real tienen esos euros, es decir, qué podemos comprar con ellos cada día.
¿Ante tal situación qué cabe hacer?: mi consejo es siempre el mismo diversificar el riesgo.
 

La moneda: conceptos generales

Una moneda es una pieza de un material resistente con un peso y una composición parecida. Se suele fabricar normalmente de metal en forma de disco y con los distintivos elegidos por quien lo emite. Se emplea como medida de cambio ya sea por su valor legal o el que las partes acuerden. Se utiliza como unidad de cuenta.
 
Las primeras monedas que se conocen actualmente son las acuñadas en Lidia (Turquía) hacia los años 600 aC. Una vez creadas, las monedas originaron el sistema monetario. Las características han permanecido sin muchas variaciones durante milenios. Uno de los únicos cambios que han perdurado es la introducción, en las monedas europeas del siglo XVII, de las ranuras en los bordes con el fin de evitar que se limasen. Formaba parte de la picaresca ir rebanando pequeñas raspaduras del metal que podía llegar a ser más valioso que la propia moneda. Y es que, en sus inicios, lo que realmente tenía valor era la moneda en sí que estaba formada por metales preciosos. Los más conocidos son el oro, la plata y el bronce. Posteriormente se han ido introduciendo más metales en la composición de las monedas que son de menor valor tal como el acero, el cobre y el níquel.
 
El papel moneda fue introducido por primera vez en China. Fue en torno al siglo IX durante la dinastía Tang. Era como dinero en efectivo intercambiable por certificados emitidos por los bancos privados. Era respaldado por la potente autoridad del Estado chino. Este dinero conservaba su valor en todo el imperio. Así se evitaba la necesidad de transportar la pesada plata. Poco a poco se aceptó el uso del billete por la comodidad que representaba no tener que transportar grandes cantidades de monedas.
moneda
Así pues, las características básicas de las monedas como medio de pago se pueden resumir en las siguientes:
El valor que representa no puede ser modificado.
Debe garantizar que su posesión implique una propiedad total.
El reconocimiento unánime como medio de pago que no es cuestionado.
Su divisibilidad que permite fraccionar su valor de forma ilimitada.
La dificultad en su falsificación que impide la circulación de un medio de pago que no se encuentra debidamente controlado. Debe proporcionar seguridad al usuario.
De transmisión rápida, sin límites nacionales y sin intermediarios o comisiones.
Un soporte legislativo por parte de las autoridades competentes. Suelen haber leyes muy severas para los que falsifican moneda.
Suscribirse a RSS - autom

Manténgase informado de nuestras últimas noticias!

Empresas del Grupo

Transparent
Transparent
Transparent
Transparent
Transparent